Inicio » Artículos jurídicos » Dónde está el límite al control por la empresa de los dispositivos de sus trabajadores
Dónde está el límite al control por la empresa de los dispositivos de sus trabajadores

Dónde está el límite al control por la empresa de los dispositivos de sus trabajadores

Raquel Muñiz Ferrer. Socia de Sagardoy Abogados

 

Hoy en día si queremos hablar del control por la empresa de los dispositivos puestos a disposición de sus trabajadores no nos queda más remedio que citar y analizar la reciente sentencia dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en fecha 5 de septiembre de 2017, por cuanto que en la misma se establece una nueva doctrina judicial (conocida como doctrina Barbulescu), que va a tener importantes efectos en la doctrina judicial española al introducir mayores garantías para los trabajadores cuando se aborda por parte del empresario el control de los medios informáticos de titularidad empresarial puestos a disposición de los empleados.

 

SUMARIO:

 

  • Jurisprudencia del Tribunal Supremo
  • Jurisprudencia del Tribunal Constitucional
  • TEDH

 

 

  • Jurisprudencia del Tribunal Supremo

 

 

Antes de abordar esa nueva doctrina judicial de la Gran Sala del TEDH, resulta necesario recordar cual ha sido la doctrina sentada por nuestros Tribunales a este respecto a lo largo de los últimos años.

 

La jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo se encuentra recogida principalmente en sus sentencias de fecha 20 de septiembre de 2007 y 6 de octubre de 2011. Lo que decidió la primera de esas dos sentencias fue un supuesto en el que se excluyó la validez de la prueba practicada de registro del ordenador, por entender que se había vulnerado el derecho a la intimidad del actor, porque, al no existir prohibición de uso personal del ordenador ni advertencia de control, existía para el trabajador una expectativa de confidencialidad en ese uso personal, expectativa que debió ser respetada. Además, en dicha sentencia el Tribunal señala qué es lo que debe hacer la empresa para poder controlar los dispositivos de sus trabajadores de acuerdo con las exigencias de buena fe, que es exactamente lo siguiente: “establecer previamente las reglas de uso de esos medios –con aplicación de prohibiciones absolutas o parciales– e informar a los trabajadores de que va existir control y de los medios que han de aplicarse en orden a comprobar la corrección de los usos, así como de las medidas que han de adoptarse en su caso para garantizar la efectiva utilización laboral del medio cuando sea preciso, sin perjuicio de la posible aplicación de otras medidas de carácter preventivo, como la exclusión de determinadas conexiones. De esta manera, si el medio se utiliza para usos privados en contra de estas prohibiciones y con conocimiento de los controles y medidas aplicables, no podrá entenderse que, al realizarse el control, se ha vulnerado «una expectativa razonable de intimidad»”.

 

Por su parte, la segunda de las sentencias que hemos citado del Tribunal Supremo, se trataba de un supuesto radicalmente distinto del anterior, ya que en este caso sí que existía una prohibición absoluta que impuso el empresario sobre el uso de medios de la empresa (ordenadores, móviles, internet, etc.) para fines propios, tanto dentro como fuera del horario de trabajo, concluyendo dicho Tribunal que una prohibición tan terminante “lleva implícita la advertencia sobre la posible instalación de sistemas de control del uso del ordenador” y que, por tanto, “no es posible admitir que surja un derecho del trabajador a que se respete su intimidad en el uso del medio informático puesto a su disposición. Es decir, si hay prohibición de uso personal deja de haber tolerancia y ya no existirá expectativa de confidencialidad, con independencia de la información que la empresa haya podido proporcionar sobre el control y su alcance, control que, por otra parte, es inherente a la propia prestación de trabajo y a los medios que para ello se utilicen, y así está previsto legalmente.

 

  • Jurisprudencia del Tribunal Constitucional

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Nuevas Directivas para adaptar los derechos de autor al Mercado único digital

Nuevas Directivas para adaptar los derechos de autor al Mercado único digital

Tras varios años de negociaciones, finalmente el Parlamento Europeo ha aprobado dos nuevas directivas para adecuar la protección de los derechos de autor al mercado único digital. Esta nueva normativa incluye mecanismos para facilitar el uso de derechos de autor y derechos afines de los contenidos de radio y televisión para transmisiones y retransmisiones digitales transfronterizas, por un lado y ... Leer Más »

La tipificación de los actos de confusión por la Ley de Defensa de la Competencia

La tipificación de los actos de confusión por la Ley de Defensa de la Competencia

Por Julio Bermúdez Madrigal. Associate Lawyer en Bird & Bird www.twobirds.com   La finalidad de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal (en adelante la “LCD”) fue, en palabras del legislador, “poner término a la tradicional situación de incertidumbre y desamparo que ha vivido el sector, creando un marco jurídico cierto y efectivo, que sea capaz de dar cauce ... Leer Más »

El valor de una prueba preconstituida en el proceso penal

El valor de una prueba preconstituida en el proceso penal

Por Javier Trenado Seara, abogado área Penal. AGM Abogados   El pasado 23 de enero el Tribunal Supremo dictó la Sentencia nº 19/2019 que define el valor que debe tener una prueba preconstituida. El Alto Tribunal resuelve el recurso de casación presentado por un condenado por la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Córdoba en el que, vía art. 852 de la LECrim., ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Economist & Jurist