Inicio » Artículos jurídicos » Aspectos a tener en cuenta en la declaración del IRPF de un abogado
Aspectos a tener en cuenta en la declaración del IRPF de un abogado

Aspectos a tener en cuenta en la declaración del IRPF de un abogado

Por Alejandro Fernández Zugazabeitia. Socio de Ramón y Cajal Abogados

 

Sumario:

 

  1. Introducción
  2. Abogado por cuenta ajena
  3. Abogado por cuenta propia
  4. Abogado que actúa a través de sociedad profesional

 Para el análisis de la tributación de los profesionales de la abogacía, en lo que al IRPF respecta, conviene en primer lugar diferenciar entre aquéllos que ejercen su actividad por cuenta ajena (como empleados de otro profesional o como trabajadores de una sociedad mercantil) de aquéllos que obtienen sus rendimientos como consecuencia de la ordenación por su propia cuenta de medios de producción y de recursos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en el mercado de los servicios jurídicos.

Esta primera diferencia, esencial en lo tributario, disciplina un régimen fiscal diferente por la catalogación del rendimiento, permitiendo distinguir entre los rendimientos del trabajo obtenidos por los trabajadores por cuenta ajena y los rendimientos de actividades económicas generados por los profesionales por cuenta propia.

 

 

 

La calificación de una renta procedente del trabajo personal como rendimiento del trabajo o de la actividad económica dependerá de que el abogado ordene o no los factores de producción. Lógicamente, cuando un abogado presta sus servicios en el ámbito de una relación laboral, y por consiguiente se dice que trabaja por cuenta ajena, no puede calificarse el rendimiento como propio del ejercicio de una actividad profesional, aunque para el desempeño de sus funciones deba estar dado de alta en un colegio profesional. Consecuentemente, los rendimientos obtenidos deben calificarse, en todo caso, como rendimientos del trabajo.

 

  • Abogado por cuenta ajena

 

 

Se consideran rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones, cualquiera que sea su denominación, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal del abogado o de su relación laboral. Así, las retribuciones percibidas por los abogados de empresa y los abogados de despacho en régimen laboral tendrán en principio tal condición. Por ello, las notas que definen la condición de trabajador por cuenta ajena y, por tanto, la calificación de las retribuciones percibidas por un abogado como rendimientos del trabajo, son las de voluntariedad, remuneración, ajenidad y dependencia.

 

Destacar en primer lugar que las aportaciones realizadas por el abogado empleado por cuenta ajena a favor de la mutualidad de la abogacía darán a éste el derecho a reducir la base imponible de su IRPF hasta un máximo de 8.000 euros, tomando a tal efecto en consideración el conjunto de las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social durante el año (otros planes de pensiones, etcétera). La antedicha reducción por aportación a la mutualidad resultará compatible con la reducción adicional de hasta 5.000 euros existente para las aportaciones realizadas en su caso por el empleador en concepto de seguros colectivos de dependencia por éste contratados para cubrir igualmente compromisos por pensiones.

El resto del contenido es exclusivo para suscriptores
Inicie sesión si usted ya es suscriptor o  si aún no lo es Suscríbase aquí
Por tan solo 9,9€/mes (IVA no incluido)

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

Nuevas Directivas para adaptar los derechos de autor al Mercado único digital

Nuevas Directivas para adaptar los derechos de autor al Mercado único digital

Tras varios años de negociaciones, finalmente el Parlamento Europeo ha aprobado dos nuevas directivas para adecuar la protección de los derechos de autor al mercado único digital. Esta nueva normativa incluye mecanismos para facilitar el uso de derechos de autor y derechos afines de los contenidos de radio y televisión para transmisiones y retransmisiones digitales transfronterizas, por un lado y ... Leer Más »

La tipificación de los actos de confusión por la Ley de Defensa de la Competencia

La tipificación de los actos de confusión por la Ley de Defensa de la Competencia

Por Julio Bermúdez Madrigal. Associate Lawyer en Bird & Bird www.twobirds.com   La finalidad de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal (en adelante la “LCD”) fue, en palabras del legislador, “poner término a la tradicional situación de incertidumbre y desamparo que ha vivido el sector, creando un marco jurídico cierto y efectivo, que sea capaz de dar cauce ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Economist & Jurist